Autor: Nina Matthews PhotographyLa infección congénita por citomegalovirus (CMVc) es la infección congénita más frecuente. Se estima que 1 de cada 100-150 recién nacidos vivos van a estar infectados. De ellos el 10% van a presentar secuelas auditivas neurológicas o visuales.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene una infección congénita por CMV?
El diagnóstico de confirmación debe realizarse en las dos primeras semanas de vida del niño mediante la detección del virus (sangre, saliva, orina). También se podría utilizar la sangre sacada del talón para las pruebas metabólicas que se almacena durante aproximadamente un año.

¿Qué síntomas puede presentar un niño con una infección congénita por CMV?
Las manifestaciones son muy variables. Un porcentaje elevado de niños infectados no presenta síntomas al nacimiento. Entre los que presentan síntomas, la hipoacusia (problemas de audición) es la alteración más frecuente, junto a los problemas neurológicos y del desarrollo y de la visión.

¿Existe algún tratamiento para la infección congénita por CMV?
Actualmente se puede plantear el tratamiento en los casos con síntomas. El ganciclovir intravenoso durante 6 semanas ha demostrado disminución de la progresión de la sordera. El valganciclovir oral está en estudio, y los primeros resultados son prometedores 

¿Qué seguimiento debe realizar un niño con infección congénita por CMV?
El niño infectado precisa de un seguimiento en una unidad con experiencia en esta infección, dónde se pueda ofrecer una atención integral, junto a neurólogos, otorrinolaringólos, reahbilitadores etc.